Dilluns, 23 de setembre de 2019

Els cinc relats finalistes de la GenTMB a la 10a edició del Concurs de Relats Curts Online

 

Els cinc relats finalistes de la GenTMB a la 10a edició del Concurs de Relats Curts Online

Star Wars, Origami, Oivlis Vomisa, Ricardo Linares i León de Flandes són els pseudònims dels cinc autors finalistes de la categoria “Treballador de TMB” de la desena edició del Concurs de Relats Curts Online.

Redacció / 31.05.16 - 12:41h

El concurs de relats curts donarà a conèixer el proper dilluns 6 de juny, a les 18.30 hores al Mobile World Center, el veredicte d'aquesta edició del certamen literari organitzat per TMB.

Els cinc títols i el pseudònim amb el qual els seus autors han presentat les obres són: Star Wars amb el relat “No hi ha futur... biiiiiiip”, Origami amb “Amb la mirada perduda”, Oivlis Vomisa amb “Salida de emergencia”, Ricardo Linares amb “Amor perpetuo” i León de Flandes amb el relat “El último viaje de Marisa”.  

Us presentem els cinc relats finalistes. 

No hi ha futur... biiiiiiip

Star Wars

El món s'acaba i els somnis amb ell!

Any 2027... El món està subjugat per les màquines... Un petit grup de resistents, sota el comandament de S-9000, planta cara a l’opressió dels temibles COT-XES9898.

L'S-9000 ha aconseguit salvar-se d’un atemptat, però ha sortit ferit. Molt greu.

Els metges no tenen clar que pugui continuar operatiu. L'S-9000 ho sap i vol acomiadar-se dels seus. Han de continuar la lluita. Ell només és una peça. Una petita peça de tot l’engranatge.

La vida li falla i només pot recordar... Recordar aquells temps en què eren lliures i treballaven junts amb els humans. Els S-9000, els Híbrids, els Elèctrics...

Eren temps feliços! La feina era recompensada amb un somriure, amb una carícia... Això era suficient.

Acompanyaven les persones amb puntualitat i rapidesa a les feines, als metges, als esports o a veure els familiars. Quins dies aquells amb partits del Barça o de l'Espanyol. Aquells moments en què les noies, enamorades, feien per primer cop un petó en aquell trajecte. Tan ràpid com la seva unió. O quan les persones amb necessitats especials ocupaven, agraïdes, els seus seients reservats.

Era un món feliç... net, sostenible i intel·ligent.

Tothom estava content. Tothom era feliç.

Però... Ara... Tot s’ha acabat... Els COT-XES9898 corren i ocupen tots els carrers, fan soroll, llancen columnes de fum amb elements cancerígens a l’aire.

Maten a poc a poc els humans i, sobretot, la natura.

Aquests maleïts COT-XES9898. No són ni nets ni sostenibles.

El món s'acaba i els somnis amb ell!

A l'S-9000 se li acaba la bateria. Acaba la vida... no ho ha aconseguit. Només té l'esperança que els seus companys acabin la seva feina...

biiiiiiiiiip.

Silenci.

 

Amb la mirada perduda

Origami

La seva mirada perduda calla més del que sembla i tan sols el lleu tremolor dels seus llavis permet intuir la tempesta que té lloc dins seu.

És temps d'absències, d'universos continguts que s'esvaeixen.

La mirada perduda i una ment que retorna un cop i un altre a allò que des de fa poques hores forma ja part del passat.

El que ahir era present ple de promeses, de sobte es transforma en un passat que fa olor de pèrdua.

La mirada perduda i un cap que intenta evitar els perquès, però que voldria saber en quin moment les coses varen canviar.

La mirada perduda, un cap ple de dubtes i un cor ple de promeses incomplertes.

La tremolor dels llavis es fa més evident i, amb un gest de ràbia, es frega una llàgrima que, rebel, ignora el posat fred que ella intenta adoptar.

Una llàgrima que arrossega tot el dolor que la corrou i que és trista advertència del que pot esdevenir.

Ella segueix asseguda al banc de l'estació, mira sense veure-hi tot el que l'envolta i es manté aliena a tot al seu voltant. No veu l'anar i venir de maletes ni observa les cares plenes de somnis. 

Els trens arriben, se'n van i la remor dels trens recorda que alguna cosa està en moviment, hi ha quelcom que es belluga, un inici o un final que tindrà lloc dintre de poc.

Ella segueix impertèrrita, amb la seva mirada encara perduda, però sap que no podrà seguir gaire temps asseguda en aquest banc.

Un dia li ha canviat la vida.

Es mira les mans. No hi veu res de nou, però ella sap que, avui, la seva ànima pesa més que ahir, les seves mans que ahir van acaronar l'essència de la seva vida, avui s'omplen de buidor, de preguntes sense resposta, i són plenes d'allò que un dia van tenir i, que sense saber com, s'ha esvaït entre els seus dits.

Avui, l'envolta una realitat transformada per l'esdevenir que la manté quieta, amb la mirada perduda i el cap ple d'incògnites.

Un nou tren està parat davant seu, sona el clàxon de portes. Les portes no es tanquen. Ella segueix quieta, absent. 

El clàxon torna a sonar. Sense saber el perquè, de sobte ella el sent. Les portes segueixen obertes.

Per tercer cop, el clàxon sona. I, sense que hi hagi un perquè, ella desperta de la seva letargia. 

Mira al capdavant. Veu el tren i de sobte comprèn que l'ha d'agafar. Pausadament, s'aixeca, i camina.

Sense pressa, calmada, puja al tren i s'asseu. Les portes es tanquen i ella somriu, perquè aquest tren la porta cap a una nova vida.

Comença un nou camí.

 

Salida de emergencia

Oivlis Vomisa

Sé que el chófer del convoy no me perdonará. Y que unos me acusarán de cobardía y otros de arrogancia. Sé que este relato no conseguirá revelar todo mi tormento. La abstracción sucumbe ante la realidad y queda infectada por el parecer: Sin embargo, eso es lo que debo hacer. 

No puedo esperar de los demás que me entiendan. Ni siquiera yo he conseguido comprender del todo por qué lo hago, pero los días y, sobre todo, las noches son largas y solitarias. He alcanzado el límite de lo soportable y el silencio ha dejado de ser auxilio al que recurrir. Mi cadena perpetua llega a su fin y eso me calma. 

No he aprendido a estar satisfecho de la vida ni de mí mismo. No he podido conseguirlo. Cierta impaciencia ha hecho que no encontrara sentido a eso que llamamos vivir. Me ha costado poner la mano en la realidad, aquellas veces que lo logré fue memorable y cumplí celosamente con mis obligaciones y quehaceres. Pero duró poco. Cuando no fue así se cerraba una extraña puerta, invisible para los sentidos, diría que quería protegerme, pero a mí me embargaba una aterradora tristeza. Hay dos naturalezas dentro de mí, contradictorias, que luchaban sin tregua y no lograban trabar amistad; hay muchos mundos en este mundo incompatibles, todos, con mi mundo; esa misma incompatibilidad ocasionó que un riñón de mi cuerpo no se adecuara en el de mi hijo, y que mi mujer jamás me perdonara.

Me dejé aconsejar por quien sabe y por quien cree, y tomé la costumbre de la química y el sueño como medicina. Parecía funcionar, pero el mundo siempre exige y la fuerza vital no acompaña. Una patología, con una vaga prescripción y sin cura, el producto de mi imaginación o, quizás, una constreñida educación que entró dentro mí a fuerza de golpes. Sea por el motivo que sea, nunca me tranquilizó.

Sé que es fácil culpar a los demás y que, posiblemente, eso impide continuar. Pero, ¿qué manual conduce a ese lugar que olvidé? Ni en los libros, que devoré con urgencia y pasión; ni en el reflejo de los rostros que he conocido; ni siquiera dentro de mí, lo encontré. Y en el escondite que siempre me escondía, tarde o temprano, acababan encontrándome a mí. Curiosamente, las preguntas continúan sin respuesta, pero ya no tienen ni su gravedad ni su dolencia. Después de todo la salida de emergencia siempre estuvo ahí, como esperándome.

Se oye el convoy. Me incorporo. Una fuerza, conocida, me empuja hacia el andén. Ahora consiento. No sé si se puede llamar a esta sensación que me invade felicidad, pero se parece mucho a uno de esos días dichosos. En el túnel ya se ve luz… Las vías ancladas al suelo y el convoy anclado a ellas no se desviarán. Esa es la vida que he deseado y me ha sido negada"

 

Amor perpetuo

Ricardo Linares

Juan era un hombre de 30 años, alegre, a quien nunca le faltaba una sonrisa o una palabra amable que dedicar a las personas.

Trabajaba de conductor de autobuses haciendo el trayecto desde Santa Elvira hasta el cementerio de Santa Petra, lugar donde conoció a Sara, su único y gran amor.

Ella trabajaba como ayudante de personas mayores y cada día subía al autobús.

Juan siempre tenía una rosa blanca para ella y al entregársela, le decía: “Cuando la rosa eche raíces, estaremos por siempre juntos”.

Los pasajeros se les quedaban mirando y sonreían, todos sabían que estaban muy enamorados.

Faltaba poco tiempo para que se unieran en matrimonio cuando a Sara le dio un infarto, muriendo en los brazos de Juan.

Desde aquel día, Juan sucumbió en una gran tristeza, perdiendo la alegría y las ganas de vivir.

Los pasajeros, que lo apreciaban, lo veían cada vez peor, las pocas veces que le notaban alguna mejoría era cuando llegaba al final de la línea, al cementerio de Santa Tecla, y se dirigía a la tumba de Sara, que estaba al lado de la parada,  depositando una rosa blanca.

Una mañana, en vez de una rosa, le llevó un rosal, lo plantó a los pies de la lápida, a la vez que le recitaba un poema que decía así:

De este rosal sin espinas

flores blancas nacerán

y cuando las raíces estén extendidas

todo el mundo, juntos nos verán,

pues cada día que pasa

menos deseo vivir

porque tú te llevaste mi alma

que ahora está junto a ti.

 

A algunos pasajeros, al escuchar a Juan, se les saltaban las lágrimas y se sorprendían al ver que algo había cambiado en él.

Salieron más tarde de lo normal ese día, nadie dijo nada, todos lo miraban con mucho cariño.

Pasaron algunos meses y Juan siempre hacía lo mismo: llegaba al final, se bajaba del autobús y se dirigía a visitar a Sara, regaba el rosal y le recitaba el poema.

Hasta que un día, los pasajeros lo vieron muy cambiado, la alegría le había vuelto y se pasó todo el viaje contagiándola a todo el mundo, a la vez que se tocaba el pecho a cada momento repitiendo estas palabras:

Ya llego mi amor, ya llego,

se acerca tu enamorado

pues las horas están contadas

para estar siempre a tu lado.

Cuando llegó al cementerio de Santa Tecla, abrió las puertas, sonrió a todos los pasajeros y se dirigió a la tumba de Sara. Hincándose  de rodillas, empezó a recitar su poema. Al terminar, quedó inmóvil, reinando un silencio sepulcral.

Hoy en día, el autobús se llena al completo de pasajeros sólo para contemplar dos tumbas con un gran arco de rosas blancas.

 

El último viaje de Marisa

León de Flandes

El verano, en Barcelona, es horrible. Aunque sea a primera hora de la mañana, como ahora, el calor abrasa. Estoy en la calle esperando a que venga el bus 27. No tardará. Lo tengo controlado. Es puntual. Aquí viene. El conductor de cada día me sonríe y me da los buenos días. Le devuelvo el saludo, con idéntica sonrisa. Llevamos viéndonos a diario el último mes, en mis viajes camino al hospital donde está ingresada mi madre. No intimamos más que ese breve saludo, pero existe entre nosotros el respeto de vernos a diario. Todos necesitamos tener puntos fijos. Detalles que se mantienen inalterables, y que nos demuestran que aunque todo a nuestro alrededor se hunda, la vida sigue en armoniosa complejidad. En cierta manera, eso nos reconforta.

El bus es una especie de oasis climático. Me siento en la parte trasera. A esta hora va casi vacío. Pienso en mi madre. En los infinitos veranos compartidos con ella. En agostos tan diferentes a éste. Yo siendo una cría, y mi padre vivo. Teníamos todos la vida por delante. Me aterra la idea de perderla. Somos la una para la otra. Es parte de mí, o mejor dicho: es todo. Hasta el mismo nombre me dio.

Empiezo a sumergirme en la agradable zozobra previa al sueño. Ya sea por el suave ruido del motor, el del aire acondicionado, o seguramente por las escasas dos horas de sueño de la pasada noche, me abandono irremediablemente a él.

Me despierto sobresaltada temiendo haberme pasado la parada, y me tranquiliza comprobar que no. Pero al momento, me sorprendo al ver que tengo a mi madre sentada a mi lado. Estamos viajando las dos solas. 

-Pero, ¿qué haces aquí? -le pregunto alarmada. Ella me mira y sonríe. Está guapísima. Lleva el mismo vestido que el día en el que celebramos su último cumpleaños. En casa. Se pinta los labios con coquetería, sin dejar de sonreírme. Con la barra de labios, me roza parte del antebrazo, y me dice: 

-No te preocupes, he venido a despedirme. 

-¿Cómo dices? 

-Lo que oyes, he venido a despedirme, me acabo de ir hace un momento. No sufras, no tengas miedo. 

Creo que estoy soñando. Eso es, esto es sólo un sueño. 

-No, hija, no es un sueño. Quiero que dejes de sentir miedo y que seas feliz. 

-¿Qué? 

-No sufras más de la cuenta. Estaré bien.

Rompo a llorar. Por fin. Me abrazo a ella y me mece suavemente. Como cuando era niña. En los otros agostos pasados.

-Ahora que vas a estar sola -me sigue diciendo- búscate quien te quiera, y sé feliz, Marisa. Hazlo por las dos.

-¡No quiero que te mueras, mamá! -Le suplico entre sollozos, mi cabeza en su pecho.

Me acaricia suave el pelo, y me siento tranquila. Me zarandea levemente del hombro, mientras me pide que no llore. Cada vez más fuerte. Y más. Hasta que oigo la voz del conductor que me habla.

-Oye, perdona, pero, ¿no es ésta tu parada?

Abro los ojos, veo al conductor delante de mí, y al resto de pasajeros mirándome en silencio. Noto las lágrimas cayéndome por mis mejillas. Me las limpio con la mano, y simplemente le digo:

–Sí, gracias. No tengo prisa, mi madre acaba de fallecer.

Me dice que lo siente. Por su expresión sé que no miente. Nos permitimos el atrevimiento de abrazarnos. Recupero la compostura, me miro el brazo, y ahí está la marca del pintalabios de mi madre. Me levanto para salir, aún con la mirada confusa por las lágrimas, y la veo saludándome desde la calle: sonríe y mueve una mano despidiéndose, con la otra se besa la palma y me lanza el beso, mientras con la barbilla señala al amable conductor que me ha llevado en mi último viaje.

 

Compartir:

Informació relacionada

Seccions
Institucions
TMB
Anys

GenTMBapp

Club GENTMB

Club GenTMB